sobre cómo recuperar el amor por lo que haces

Dating moderno: Game over
15 febrero, 2018
Individualidad en pareja ¿existe?
5 marzo, 2018

 

“La vida es demasiado corta para tener el trabajo equivocado” me imagino que como yo, tú también has escuchado muchas veces esa frase; y es que, con el paso del tiempo, aprendes de buena o mala manera – generalmente de mala – que es una frase muy cierta.

 

Yo creía tener el trabajo “correcto” (soy comunicadora visual – diseñadora gráfica – y no había cosa que amara más que mi carrera. Entré hace unos dos años a una agencia de publicidad pequeña, llena de ambiciones para llegar a la grandeza, con un equipo de profesionales INCREÍBLES, con talentos inimaginables y llenos de ilusiones, (puedo decir que el equipo de ensueño) un lugar donde poco a poco llegaban proyectos con exigencias más grandes y que me entusiasmaba de forma progresiva. Hasta que un día todo se acabó (los por qué no hacen falta explicarlos), se acabó el amor y ya no tenía nada más que dar como diseñadora. No solo para mi equipo laboral; esa profesión que respiraba cada día, que se había convertido en mi estilo de vida ya no existía, me dí cuenta que odiaba ser diseñadora, cuando abría los ojos en las mañanas pensaba “¿Cuánto falta para el fin de semana?”, debo confesar que fui miserable por un tiempo, hasta que mi propio cuerpo me dio la respuesta.

 

Si tu mente se niega, tu cuerpo se pronuncia

 

Siempre puedes buscarle solución a un disgusto, a unas lágrimas y hasta algunas decepciones, tu mente siempre comienza a proponer nuevas estrategias para aguantar un poco más, te dices a ti misma “hay que pagar las cuentas” ;“es tu culpa” ;“están demasiado ocupados para prestar atención” ;“estás siendo dramática” y otro montón de cosas más para seguir ahí. Pero lo que nunca ves venir es tu cuerpo enviando mensajes, a veces pueden ser cosas pequeñas como dolores de cabeza, engordar o adelgazar mucho, hasta que un día despiertas con un dolor intenso y te toca ir a emergencias, pero aún así sigues sin prestar atención., Luego un día no puedes aguantar estar sentada, de pie o acostada, no puedes mover la cabeza y debes volver a una clínica y es cuando te dicen: “Esto no le pasa a personas de tu edad, esto es por stress, necesitas reposo” y es cuando te das cuenta que el trabajo estaba primero que tú, que no te cuidaste y que solo tu debes acarrear con las consecuencias de esto.

 

No dejes que tu cuerpo se pronuncie, si tu mente te da estas excusas para continuar con algo que en el fondo sabes que ya no quieres hacer más, toma una decisión por tu bienestar mental y físico.

 

Renunciar no siempre es algo malo

 

La sociedad suele hacernos sentir que renunciar a algo nos convierte en perdedores, que cuando las cosas se ponen difíciles renunciar es para los débile. ¡Pues que equivocados están! Les quiero hacer una pregunta ¿si ustedes tienen una pareja que las agrede física o psicológicamente, van a seguir con él o ella solo porque te mantiene económicamente? Creo que renunciar es lo mas valiente que puedes hacer, porque te estás escogiendo primero que  todas las cosas. Reconoces que hay cuentas que pagar, que la nevera hay que llenarla y otro montón de responsabilidades que implica tener un sustento monetario, pero decides que tú eres más importante y te llenas de todo el valor posible para decir “Renuncio”.

 

Encuentra de nuevo la pasión

 

Recuerda  lo que mas amabas hacer, eso en lo que podías pasar horas sentada sin darte cuenta o simplemente piensa en lo que realmente te gustaría trabajar de ahora en adelante y coloca todo tu esfuerzo en lograrlo, no te pongas limites, recuerda que se trata de ti. Se trata de tu tiempo y de tu vida profesional, no dejes que nadie mate tus sueños o peor aún: no los mates tú.

 

Confía en ti y en tus habilidades

 

Cualquier persona puede decirte que eres buena en lo que haces, que no hay dos como tú, que vales oro ¿Pero de qué sirve todo eso si no te lo crees? Es difícil volver a confiar en ti, cuando pasaste por una decepción laboral donde llegaste a dudar de tus habilidades y experiencia. Pero es momento de dejar todo eso atrás y comenzar una página nueva en tu vida, confía en ti. Lo sé, no es nada fácil, pero comienza con retos pequeños que te ayuden a encontrar la confianza, que te den pequeñas victorias y te demuestren que puedes lograrlo todo con amor y esfuerzo.

 

Disfruta cada momento

 

No puedo decir que todo será felicidad, sería muy ingenuo de mi parte pensar eso, pero cuando llega por momentos debes disfrutarla, llenar tu barra de energía para luego poder enfrentar todo lo que venga. La paz que te genera estar haciendo lo que amas no tiene competencia y cada vez que tengas momentos malos y venga la duda, recuerda que todo lo hiciste por ti, por recuperar el amor propio y por tu profesión, recuerda esto: “La vida es demasiado corta para tener el trabajo equivocado”

 

Escrito por @sucarolin 💞