Soltar para evolucionar: ¿Qué vine a hacer en esta vida? Parte 1

Sobre cómo aprendí a amarme
2 julio, 2017
Tu Clítoris solo quiere ser amado
10 julio, 2017

Todas llegamos al punto de nuestras vidas donde nos comenzamos a cuestionar acerca de nuestro propósito. En el fondo, sabemos que también tenemos ese yo espiritual que nos susurra intuitivamente lo que muchas veces la lógica, la sociedad y ciertas creencias nos puede sabotear. Pasamos años probando y buscando qué nos gusta, qué nos apasiona y nos mueve; sin embargo, podemos pasar mucho tiempo pensando sin atrevernos a intentar por miedo y desconfianza. Luego, queremos saber para qué, por qué y cómo podemos trascender y marcar una diferencia con estas habilidades innatas (y desarrolladas).

Una herramienta maravillosa -que personalmente me ha ayudado a comprender mejor mi vida, mis gustos y mis actitudes-  es la astrología. Pasé 4 años estudiando (asistiendo a varios astrólogos, talleres y terapias) para conocerme más, como un mapa personal, autodidacta, hasta que decidí darle estructura a toda esa información en una escuela y graduarme de astróloga. Lo que me llevó a atreverme, es precisamente en lo que quiero enfocar este post: los nodos lunares, nodos del karma, y conocidos en Kabbalah como Tikun (corrección en Hebreo).

Conocer tu carta astral te ayuda a tener más claridad, le da más sentido a tu vida y ayuda a profundizar en ella y en las decisiones que tomas. También te ayuda a tener un pensamiento más libre y expansivo, obteniendo un punto de vista elevado de las situaciones. Te ayuda a superar miedos, comprender los condicionamientos para crecer de forma positiva, comprender tu relación con el macrocosmos y así crear una mejor realidad.

Conocer tus nodos te ayuda a transformarte, a comprender tus equivocaciones pasadas y corregirlas, con objetivos más claros en esta encarnación podrás responder preguntas como: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?

Para explicarlo de manera sencilla: los nodos son los puntos de intersección entre la órbita del sol y de la luna desde el punto de vista de la tierra, y es donde suceden los famosos eclipses. Estos puntos se encuentran opuestos en el zodíaco. Antiguamente, cuando se producía un eclipse de Sol o de Luna las personas que los presenciaban tenían una gran experiencia espiritual. Aquí se encuentran también los orígenes de la astrología.

Los nodos forman un camino. El Nodo Norte indica la dirección hacia la que debes ir para avanzar, el futuro. Opuesto se encuentra el Nodo Sur, que indica el pasado, al que también puedes volver. Ambos muestran lo que es bueno como y malo para conducir hacia tu desarrollo, y lo que lo impide o se opone a él. El nodo norte es esa voz que te dice internamente “por ahí no es, ve mejor por aquí” pero tú decides si escucharla o no.

Si crees en el karma y la reencarnación, la Kabbalah te puede interesar. Los kabbalistas dicen que, “tus últimas decisiones pasadas construyeron las paredes, tus decisiones actuales pueden destruirlas”. Si te atreves a comprender mejor tu corrección en esta vida, podrás identificar tus debilidades del pasado, reconocer tus limitaciones de vidas anteriores, evitar las barreras para superar tus miedos más profundos y convertirte en todo eso que en el fondo sabes que puedes ser.

Si quieres comenzar o profundizar en este viaje del autoconocimiento, ve buscando tus datos de nacimiento más esenciales: fecha, hora y lugar (también puedes curiosear los de otras personas para comprenderlos mejor). En mi próximo post, hablaré de los nodos por signos para que sepas con exactitud de qué se trata tu propio punto de evolución.

Ivonne Urbina ✨